fbpx

El diseño y la construcción de viviendas pasa, hoy, por la reflexión ineludible del cambio climático y las crisis en el medio ambiente. Innovación, diseño sostenible y un poco de tradición local se unieron en la propuesta ganadora de la más reciente edición del Solar Decathlon LAC. Esta es la historia del proyecto con sello javeriano destacado por los jurados. 

Equipo Minga House. Fotografía cortesía de los participantes.

Desde hace cuatro años, equipos interdisciplinarios de universidades de toda Latinoamérica se enfrentan en el evento Solar Decathlon Latin America & Caribbean (SDLAC). Cada uno de los equipos, conformados por estudiantes y algunos profesores, deben diseñar, simular, construir y poner en funcionamiento un prototipo de vivienda de interés social eficiente e innovador abastecido únicamente por energía solar.

Este evento se ha convertido en un escenario ideal para que los estudiantes puedan poner en práctica los conocimientos de arquitectura y diseño sostenibles, así como la eficiencia energética. Pero, sobre todo, para trasladar muchos de estos conceptos de los planos y las simulaciones tecnológicas al mundo real.

Durante una semana, los equipos exponen al público sus construcciones, mientras el jurado evalúa diez pruebas particulares, entre las que están sostenibilidad, factibilidad de la construcción, funcionamiento, balance energético, ingeniería, comunicaciones y mercadeo, accesibilidad, entre otras.

Para la más reciente edición, la Seccional Cali de la Pontificia Universidad Javeriana realizó una alianza con la Universidad Federal de Santa Catarina y el Instituto Federal de Santa Catarina (Florianópolis, Brasil) para conformar el equipo MINGA, integrado por estudiantes de Arquitectura, Diseño de Comunicación Visual, Comunicación, Ingenierías Civil, Industrial, Electrónica y de Sistemas. Minga sumó la experiencia adquirida por la participación previa de las universidades aliadas en versiones anteriores del Solar Decathlon (SD Latin America 2015 y SD Europa 2014).

Detalles de la casa Minga House, ganadora de la competencia Solar Decathlon Latin America & Caribbean 2019. Cortesía del equipo MINGA.

El profesor Iván Osuna Motta, líder del equipo Minga, y las estudiantes de Arquitectura, Ana Lucía Ordóñez y Valeria Villamil Cárdenas, compartieron con Revista Javeriana su experiencia como participantes y ganadores, así como un poco de la historia que hay detrás de este diseño reconocido por el jurado internacional.

El mensaje del Papa Francisco, en su Encíclica Laudato Si’, de enfocar acciones para favorecer a los más pobres, débiles y vulnerables, comentan fue un interesante punto de partida para este trabajo. Por ello tomaron como caso de estudio la renovación del frente sur de la isla Cascajal en la ciudad de Buenaventura, en el Valle del Cauca. Tradicionalmente, la isla se ha desarrollado de manera informal, con viviendas palafíticas que le ganan espacio al mar a través del relleno con materiales de desecho.

Más allá de la competencia, este ejercicio, explican, fue una oportunidad para realizar profundas reflexiones sobre las problemáticas que atraviesan a los asentamientos humanos de las regiones tropicales del Planeta, sobre todo las que se ubican en las costas y que son las más afectadas por el cambio climático y las nuevas dinámicas ambientales.

A lo largo de tres meses, un amplio equipo interdisciplinario de la Universidad ha trabajado en la propuesta alternativa para la renovación del frente marítimo de la isla, diferente a la planteada por el POT de la ciudad. El resultado, incluye un “proyecto urbano-ambiental a escala zonal, un nuevo diseño para el proyecto urbano del malecón y el desarrollo de una agrupación de 120 viviendas que incluye la utilización de energías limpias, el manejo adecuado de residuos, la reutilización de aguas grises y la captación de aguas lluvias”.

Te invitamos a conocer más detalles de esta interesante propuesta, así como la experiencia del equipo MINGA detrás del concurso, en nuestra más reciente edición Nuestra Casa Común en crisis, ya a la venta.