A nivel mundial, las fuentes de energía tradicionales están dándoles paso a opciones más limpias y respetuosas con el medio ambiente. La energía eólica, una de estas opciones, se ha convertido en una interesante oportunidad para que Colombia haga su transición de manera exitosa.

Ana María Ocampo Cuesta*

A partir de 2020, Colombia tendrá ocho nuevos proyectos de generación eléctrica originada en fuentes alternativas, de acuerdo con el resultado de la exitosa subasta de energías renovables que realizó la Unidad de Planeación Minero-energética (UPME) en el pasado mes de octubre.

Con esta noticia, el país tendrá a su disposición, durante los próximos años, un total de 2.250 megavatios adicionales, lo que equivale a casi el 10 % del total de la capacidad instalada actualmente. El efecto de esta nueva capacidad en la cotidianidad de los colombianos se evidenciará, sobre todo, en los costos del servicio de energía que se espera bajen considerablemente con la reducción de costos de generación propios de estos métodos alternativos.

Del total de proyectos nuevos que se construirán en los próximos meses, se destaca que 5 de ellos sean de tipo eólico. ¿Por qué el interés en esta fuente de energía? El ingeniero Álvaro Enrique Sepúlveda, profesor e investigador en el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Los Andes, explica que el país cuenta con un enorme potencial de generación de este tipo de energía por su ubicación geográfica y diversidad topográfica. “En la región de La Guajira, por ejemplo, se presentan vientos alisios que, gracias a los pocos accidentes geográficos, llegan casi sin alteraciones. Además, la naturaleza de estos vientos permite que sean constantes durante casi todo el año”, describe mientras comparte con nosotros el primer mapa eólico del país, trabajo que realizó hace ya varios años y que ha servido como fuente de información y base de estudio para el desarrollo de proyectos de esta naturaleza en el territorio nacional.

Uno de estos proyectos que ya está en funcionamiento es el Parque Eólico de Jepirachi. Ubicado en La Guajira, este parque eólico cuenta con una capacidad total instalada de 19,5 megavatios, y es operado por EPM. Su construcción se inició en 2004 y durante los primeros años de funcionamiento se realizó un monitoreo constante de los equipos para optimizar su funcionamiento y así establecer los parámetros que permitan aprovechar al máximo el potencial de generación de energía a través del viento propio de la zona.

Como explica el Ingeniero Álvaro Enrique Sepúlveda, la energía eólica no es un invento de hace pocos años. Ya existen, gracias a los desarrollos tecnológicos, equipos que permiten aprovechar al máximo los vientos que se generan en diferentes partes del mundo. Y, con el desarrollo de nuevas y mejores técnicas para lograr esto, es posible tener, hoy, equipos que ocupan un espacio muy reducido pero que pueden generar energía en altas proporciones. Así mismo, la posibilidad de trabajar con estos equipos en remoto, controlar su funcionamiento a distancia y verificar las condiciones a través de softwares, reduce los costos y minimiza las dificultades técnicas para realizar actividades de mantenimiento y control.

Una de las ventajas que tiene ampliar la variedad en la matriz energética es reducir la dependencia a fuentes tradicionales como el agua, a través de las hidroeléctricas, pues son altamente vulnerables a las condiciones climáticas. De hecho, en 2016 el país estuvo cerca de un nuevo período de racionamiento por cuenta de la sequía que afectó directamente el nivel de los embalses desde donde se producía la energía eléctrica.

Los casos exitosos de países como Dinamarca o Alemania demuestran que es posible realizar una transición adecuada hacia las fuentes de energías renovables y limpias. Con los resultados de esta subasta y la disposición del Gobierno Nacional, Colombia demuestra, sin duda, el compromiso que tiene con la sostenibilidad. Si quieres conocer más acerca de la energía eólica y otras fuentes de generación alternativas, puedes consultar nuestra edición Energía para el país, publicada en el mes de marzo de 2019. Allí encontrarás, también, la entrevista completa al Ingeniero Álvaro Enrique Pinilla Sepúlveda, en el artículo Vientos, ¿de cambio?


*Ana María Ocampo Cuesta es coordinadora editorial de la Revista Javeriana.