fbpx

En el contexto de emergencia de salud pública que vive el mundo entero debido al COVID-19, el trabajo que realiza la Fundación Telefónica Movistar cobra hoy más sentido que nunca.

Fundación Telefónica Movistar

Fotografía cortesía de Fundación Telefónica.

Nadie estaba preparado para una contingencia de esta naturaleza que requiere cambios drásticos inmediatos en la vida y en el trabajo. Pero toda crisis trae oportunidades y esta nos permite buscar las formas de reinventarnos.

Desde hace 12 años la Fundación Telefónica Movistar, la entidad sin fines de lucro que canaliza la gestión social de la marca Movistar, desarrolla proyectos sociales, educativos y culturales en Colombia con el propósito de poner la tecnología al servicio de las personas.

Es innegable que cada vez más nuestra vida está inmersa en el mundo digital y ahora más por cuenta de la cuarentena decretada para evitar la propagación del COVID-19. Por esta razón, la Fundación Telefónica Movistar acompaña en digital a los colombianos, poniendo a su disposición recursos formativos para que puedan llevar la educación a casa.

La actividad presencial en las aulas se ha detenido, pero la educación no puede esperar. Se hace, por tanto, necesario romper con las paredes de la escuela y llevar la enseñanza y el aprendizaje donde estén los niños y niñas. Y es aquí donde entra en juego la tecnología, que permite superar las barreras físicas y llegar a más personas en menos tiempo.

La Fundación Telefónica Movistar quiere contribuir a aliviar algunas de las consecuencias que esta crisis está teniendo sobre la educación, poniendo a disposición de docentes y padres de familia sus contenidos educativos de manera gratuita. Solo se necesita tener acceso a Internet y contar con computador, tablet o teléfono móvil, el resto lo pone la Fundación.

La presencialidad no ha sido, ni será, garantía absoluta de calidad en la educación. Las metodologías de enseñanza centradas en el docente le otorgaban a este la responsabilidad exclusiva y excluyente de la información, bajo la premisa de que lo sabía todo, y los estudiantes, nada. Pero lo cierto es que el conocimiento no solo se transmite, sino que se construye en conjunto con el estudiante, lo que en últimas certifica una verdadera educación asertiva.

Fotografía cortesía de Fundación Telefónica.

Sabiendo que el proceso no se centra en el docente sino en el estudiante, y que el primero debe hacer las veces de tutor que guía, instruye y estimula para que sean los estudiantes los que busquen y encuentren, la Fundación pone a disposición de los profesores recursos para que puedan formarse y preparar sus clases desde casa, recomendando actividades a sus alumnos y apoyándoles a realizarlas con éxito.

Como activadores del aprendizaje, los docentes juegan un papel clave en el proceso de enseñanza, que se hace todavía más relevante en circunstancias como estas en las que el alumno necesita más apoyo y orientación por parte de sus mentores.

Respondiendo a esta necesidad, la Fundación Telefónica Movistar ofrece para ellos los cursos del programa ProFuturo que desarrolla en alianza con la Fundación ¨la Caixa¨, para que los formadores adquieran herramientas y conocimientos sobre innovación y TIC, habilidades pedagógicas y de enseñanza, y competencias digitales que incentivan el aprendizaje personalizado en sus clases.

Existen más de 35 cursos virtuales, que van desde las 10 horas de duración hasta las 40 horas y que el docente puede tomar de manera gratuita. Además, siempre están acompañados de un tutor que los apoya en su formación y son cursos certificados. Existe una amplia gama de temáticas que van desde el uso y apropiación de las TIC, innovación educativa, gamificación, dificultades de aprendizaje, entre otras.

Fotografía cortesía de Fundación Telefónica.

Los alumnos necesitan ahora, más que nunca, del apoyo y orientación de los docentes. Como educadores tienen la responsabilidad no solo de velar por su crecimiento académico sino por su bienestar emocional y para lograrlo deben promover procesos de formación que propicien la construcción social basada en el ejercicio constante de ser, hacer, pensar, conocer y convivir en la sociedad. Por consiguiente, la educación tiene una connotación sustancial en el modelo de valores éticos, morales y emocionales en los estudiantes.  Por esto también, está disponible el curso de Educación para la Paz un proyecto que promueve la convivencia pacífica a través del desarrollo de habilidades socio-emocionales en niños y niñas. A través de este curso se brindan herramientas a los profesores para fortalecer la empatía, la asertividad y la toma de perspectiva, para romper los círculos de violencia.

Por otro lado, está claro que el involucramiento de los padres en la educación de sus hijos marca una diferencia considerable, tanto en el éxito académico como en el nivel de satisfacción de ellos. Ante la situación del Covid, es muy importante que los padres encuentren la mejor manera de que sus hijos continúen aprendiendo desde casa. Para acompañar e involucrarse en el proceso de aprendizaje de sus hijos, padres y madres cuentan con el programa de Escuela TIC Familia con el cual adquieren conocimientos sobre las TIC y los riesgos y oportunidades de Internet para así poder aportar al objetivo de cumplir con las expectativas académicas de sus hijos en medio de la contingencia.

Por último, para complementar y reforzar el aprendizaje de las matemáticas de los niños y niñas desde casa, la Fundación Telefónica Movistar ha puesto a disposición de los estudiantes más recursos educativos innovadores de ProFuturo, como es el caso del Oráculo matemágico una aplicación con la cual pueden luchar contra los personajes de este juego, probando sus capacidades para generar estrategias y manejar sus poderes mágicos, que sólo serán capaces de desarrollar si resuelven problemas y ejercicios de matemáticas. La magia y la imaginación no entienden de virus.


Este contenido llega a ustedes gracias al apoyo de Fundación Telefónica Movistar.