fbpx

Los recursos naturales y su óptimo aprovechamiento, son y serán uno de los principales objetos de estudio en el porvenir. El agua, especialmente, es uno de los recursos más afectados por la intervención humana, razón por la cual es uno de los temas de investigación de gran interés para la Academia.

María Paula Díaz Castro*

El Instituto Javeriano del Agua

La Ecología Integral y la Constitución de una Cultura de Paz, son dos grandes programas que ha estructurado la Universidad y que ha catalogado como prioritarios, pues impulsan y motivan la investigación para aplicar dentro y fuera de la Academia.

Alrededor de estos dos temas se creó una nueva unidad académica, el Instituto Javeriano del Agua (IJA), que está conformado por la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales, la de Ingeniería y la de Ciencias. Este instituto, apoyado en las capacidades de las 18 facultades que hay en la Javeriana, trabajará por crear soluciones que impacten directamente a los problemas nacionales que hay con el agua, como las inundaciones, el acceso al agua potable, su calidad y saneamiento, entre otros.

Desde septiembre del 2017, los decanos y profesores de las tres facultades que conforman al IJA comenzaron a investigar y a establecer los lineamientos de este instituto, de manera que fuera coherente con los principios y capacidades de la Universidad; luego en diciembre del 2018 el proyecto fue avalado y en marzo del 2019 Nelson Obregón Neira, Doctor en Ciencias Hidrológicas de la Universidad de California (Davis, USA), fue nombrado como el Director del Instituto.

Agua como eje articulador del territorio

Teniendo en cuenta la importancia del agua y cómo en un futuro su aprovechamiento será un factor clave en todos los proyectos sociales, Obregón explica que definir las líneas de trabajo ha sido muy complicado, por la interdisciplinareidad de las investigaciones. Como ejemplo de ello expone algunos trabajos limnológicos realizados por la Facultad de Ciencias que estudiaron a los embalses, lagos y otras fuentes hídricas, mientras que la Facultad de Ingeniería ya estaba desarrollando trabajos hidráulicos sobre las cuencas hidrográficas, como sistemas de alertas tempranas y dispositivos para el aprovechamiento del agua, entre otros. A su vez la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales desarrollaba investigaciones en ecología, ecosistemas y el ciclo del agua y su relación con la sociedad.

Frente a este contexto, Obregón dice “Luego de revisar en esencia a toda la Universidad, notamos que ya venía desarrollando trabajos en temas de recursos naturales y específicamente sobre el agua. Ver las capacidades que ya teníamos nos generó mucha alegría, y parados desde un arco superior queremos generar un valor agregado, causar un mayor impacto en las problemáticas que puede tener el país en temas de agua”. Las líneas de trabajo son diversas, pues reúnen a 30 vectores diferentes de investigación, por lo que se estableció que “el agua es el eje articulador del territorio”, lo que implica que este sea el punto de integración de las 18 facultades de la Universidad.

Investigación en cuatro aristas:

  1. Gestión de recursos hídricos y sistemas socioecológicos: definida como la primera línea de investigación, ahonda en la relación del ser humano y su entorno ambiental, natural y las repercusiones sociales que conlleva, incluye a más de la mitad de las facultades de la Universidad.
  2. Seguridad hídrica: enfocada en la problemática del saneamiento de las aguas del territorio nacional, cuestión que no ha sido muy bien atendida, por lo que se han generado diversas enfermedades en poblaciones que no tienen acceso a agua potable, debidamente tratada.
  3. Recurso hídrico, ecosistemas y biodiversidad: focalizada en las zonas hídricas amenazadas, en su sostenimiento y debido aprovechamiento de los recursos.
  4. Aprovechamiento y conservación del recurso- infraestructura sostenible para el agua: desarrolla proyectos de intervenciones en las zonas afectadas mediante plantas de tratamiento de las aguas, presas, embalses, sistemas de riego, pozos de perforación, sistemas de navegación fluvial entre otras.

Todos los proyectos, si bien provienen de disciplinas diferentes, deben abrazar a tres principios: integración de los puntos de vista que aporten al proyecto, multisectorialidad que permita hacer alianzas con otras instituciones, e interdisciplinareidad para que el conocimiento acerca del tema se pueda conectar para crear nuevas soluciones.

El modelo de trabajo

Por el momento hay dos grandes proyectos sobre la mesa del IJA, uno es el hidroeléctrico de Ituango, al que fueron invitados por EPM y otro en el del Caudal Ambiental del río Bogotá. Por otro lado, otro foco de trabajo está puesto en comunidades con problemas hídricos, los que se quieren solucionar desde las ciencias exactas y humanas, entendiendo así al agua como recurso generador de manifestaciones culturales.

Pensando en el futuro del recurso hídrico, Obregón dice: “Colombia es un país de regiones, de regiones hidrográficas. Viendo el mapa puedo indicar que más del 70 % de la población vivimos alrededor de una cuenca hidrográfica, ya sea del río Magdalena o del Cauca; en esta misma región, que cobija a la quinta parte del territorio nacional, se produce más del 80 % del PIB. Ahora, la Orinoquía y el Amazonas brindan otra connotación, y desde el interior la salida de aguas residuales va al río Bogotá y de ahí al Magdalena, lo que nos hace estar interconectados. En mi opinión en las universidades e instituciones hay una evolución; soy optimista (…) pues la gente se está preocupando por la realidad de los fenómenos naturales, de las realidades que atañen al agua, partiendo desde el hogar hasta la Academia”.

Conoce más sobre el Instituto Javeriano del Agua en la edición Proyecto país, disponible en la Tienda Javeriana y en la Librería Lerner.


*María Paula Díaz Castro es estudiante de Literatura de la Pontificia Universidad Javeriana.